Hay muchas formas de adquirir sabiduría. Para algunas personas la sabiduría se da como experiencia en la vejez. Otros se retiran para leer o meditar en lugares solitarios. Para Kilian Jornet, ninguna de estas opciones se puede aplicar. Pasa la mayor parte de su tiempo, simplemente, corriendo por las montañas.